Mensaje de error

  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_display has a deprecated constructor en include_once() (línea 3542 de /home/puntoenf/www/includes/bootstrap.inc).
  • Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_many_to_one_helper has a deprecated constructor en require_once() (línea 113 de /home/puntoenf/www/sites/all/modules/ctools/ctools.module).

Jabalíes.

Imagen de aaraez

La verdad en que en Cazorla hay animales que ya no sabe uno si son salvajes o no. Para mi, un animal salvaje siempre lo es y hay que respetarlo en todos los sentidos. No soy partidario de darles comida. Aunque la mayoría de la gente les da comida pensando que les hace un favor. Y de ahí que estés tú en tu cabaña a las once de la noche y oígas gruñidos fuertes de los amigos que ven luz en la cabaña y saben que hay humanos que les dan de comer. Porque otros antes que tú lo han hecho y lo hacen. La naturaleza es sabia y equilibra las especies.

No fue el caso de estos que estaban en el monte, pero cerca de un espacio habitado. Y evidentemente se acercan con prudencia y son esquivos de día, pero saben que el hombre ya no es un enemigo en la mayoría de los casos y les da comida. Y no sé si se molestan en buscarla. No les eché comida, pero se dejaron fotografiar. Evidentemente con el buey (100-300) para guardarles la distancia.

Etiquetas: 
Localización: 
Modelo de cámara: 
Apertura: 
Exposición: 
ISO: 
Distancia focal: 
Fecha: 
2014-09-15T15:41:22

Información EXIF completa

Archivo original

Buena toma.

Por lo que cuentas en las zonas protegidas,  no es difícil pillarlos, pero en los cotos de caza que están resabiaos, no hay quien los pille, el aire te delata y huyen. 

Efectivamente, en zonas más silvestres y alejadas de , cuando va la madre con los javatos, es difícil. Incluso desde el coche. Pero en las zonas que saben que les dan comida es fácil arrimarse porque pierden el miedo y tienen mucha hambre. Incluso los restaurantes les dan comida como reclamo para los turistas. Pero eso pasa aquí mismo en Sierra Espuña.

En los cotos,como comentas, el hombre ya no es el amigo que les da comida precisamente y ellos lo saben.

Un saludo.